Queda muy poco para cumplir 5 años desde la apertura de mi estudio en la ciudad de Castellón, el sitio que me vio crecer desde el año 1984. Muchas acontecimientos han pasado desde entonces, pero ahora no os voy a contar mi pasado, puede que en un futuro, en otro post más intimo.

El día 1 de Junio de 2014, cogí las llaves para emprender un nuevo camino, desconocido para mi, porque anteriormente mi vida como fotógrafo, era quedar con mis clientes en un bar, no digo que no estuviera nada mal, hasta inclusive hay ocasiones que al lado del sitio donde trabajo, vamos a la cafetería. Pero oye, tenía que intentar visualizar que tendría mi propio plató, mi propio despacho donde atender y recibir a mis clientes, quería lograrlo, así fue. Todas las ilusiones concentradas y materializadas en un local.

No creáis que mi mente fue tan seguro, las dudas surgían cada dos por tres, que pasará… mis ahorros pueden esfumarse si el trabajo que hago, no gustase. Y esto, me creaba inquietudes,  ahora si quiero tirar para adelante, ahora no. Desgraciadamente en este mundo, no tuve la experiencia de estar con otros compañeros compartiendo la misma experiencia, pero había algo dentro de mi, que decía, se valiente.

Y así fue, aquella mañana de Julio, me acercaba al local como si mi primer día de cole, ¡qué sensación!, abrí la puerta para decir buenos días porque me estaba esperando la antigua dueña. Es que no os había contado que había cogido un traspaso, al menos tuvo la genial idea, mi mujer, de que no empezara de cero, y que cogiera un local que ya tuviera algo de recorrido.

Mis primero pasos, fueron esos, y muy duros desde un principio, no fueron fáciles porque aunque el estudio ya de antes ya estaba abierto pero con otro nombre, tuve que darle yo mi personalidad, mi estilo, abrir una nueva ventana para que el público entendiera de que se avecinaban nuevos cambios, sobre todo en el barrio.

Mes a mes, campaña a campaña, empecé a coger de nuevo la confianza de los clientes, personas que a día de hoy y desde entonces siguen pasando por la puerta, no sólo el simple hecho de venir a contratar unas fotos, sino a saludarte, y esto cada vez que lo cuento a mi gente más cercana, me sonríen y me dicen, te los has ganado por ser como tu eres.

No es uno más valiente por intentarlo, sino aquel valiente por seguir luchando hasta lograr alcanzar sus sueños

Jordi E.Fletcher

Fotógrafo

Durante estos casi cinco años, he podido conocer a compañeros de profesión maravillosos, de ir a sus talleres, y gracias a ello, he podido ganar un poco más de experiencia en este sector. Una profesión de constante renovación y de actualización de nuevas herramientas, porque esto, como he comentado antes, es una lucha intensa, de llegar a lo más alto, no de fama, sino de lograr tus objetivos como profesional, siempre ofreciendo lo mejor de uno mismo para que los clientes puedan llevarse lo mejor de ti.

Compañeros, en que algunos se han convertido en amistad para siempre, otros se han cruzado en el camino y han preferido no quedarse, no lo critico, creo que la vida cuando lo vas recorriendo, escoges la opción que más te gusta o puedas estar más cómodo con uno mismo. Recuerdo bien, que mi red social Facebook, empezaba a seguir a otros fotógrafos de la zona de la provincia de Castellón, para ver como trabajan, para inspirarme, me parecía alucinante como conseguían tanto resultado, a día de hoy, lo que hacen otros compañeros, a parte de alegría por saber que les va tan bien, porque a veces dejamos de lado lo humano, y dejamos atrás el pensamiento de que son personas, que ellos hasta inclusive han pasado por el mismo que trayecto que yo, lo difícil que es abrir una persiana cada día y el mantener a flote un negocio.

Como os decía, los nervios del primer día, y aun así me quedaba una gran reforma que hacer. A finales de Julio, el local lo tiramos todo abajo, para convertirlo a lo que es a día de hoy. Nos propusimos con las chicas de HIVERNACLE proyectos de interiorismo, parece una locura cuando se comentó en realizar el nuevo diseño en prácticamente quince días, y ¿pensáis?, ¿lo conseguimos?, sí… con un gran esfuerzo y entre todos, sacamos adelante el nuevo estudio. ¡Que bonito nos había quedado!, conseguimos darle forma como se planteó desde un principio, de inspiración nórdica, jugando con maderas, tonos grises y verdes, entras por la puerta con olores a canela y mezclado con objetos antiguos, zona de tienda amplia y un espacio de despacho de confort para recibir a nuestros clientes con buenas reuniones. Este espacio me gusta mucho, es donde parten los proyectos de los clientes, donde cerramos contratos y donde nos reímos juntos con un buen café.

Así es como empezó todo, situados cerca del Corte Inglés, en un barrio, donde me sorprendió desde un principio, nuestros vecinos son muy compradores de comercio cercano. Esta ya me considero mi segunda casa, donde como he dicho antes, saludo también a gente que le tengo aprecio, un barrio en Pintor Sorolla donde le he cogido mucho cariño.

Agradecer a Roberto Abril Fotografía por sus increíbles fotos.

0 comentarios

Estudio Fotografía Jordi E.Fletcher